Actualizado:17 May, 2021

Conozca de qué se trata el plan de adecuación del vertedero de Cañaveral en Bolívar

El dirigente César Ramírez destacó este lunes que las leyes ambientales prohíben vertederos a cielo abierto, y recordó la obra inconclusa del relleno sanitario, luego de que
el Ministerio para el Ecosocialismo (Minec) anunció recientemente un plan de adecuación del vertedero de Cañaveral, en Ciudad Guayana.

De acuerdo con María Vallés, jefa de división de desechos del Minec en Bolívar, paralelamente se hará la limpieza de lo que sería el relleno sanitario, obra que debió entregarse en 2016 y terminó siendo desmantelada, para su posterior activación. Sin embargo, aún no hay fecha estimada para materializar la entrada en funcionamiento de la obra prometida por el exgobernador Francisco Rangel Gómez, en 2012.

César Ramírez, presidente de Encuentro Ciudadano y exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar (Cleb), calificó esta adecuación como una “estafa”.

“El Ministerio de Ecosocialismo anuncia la adecuación del vertedero a cielo abierto de Cañaveral, que viola las leyes ambientales. Este vertedero nació en 2014 violando la Ley de Manejo Integral de la Basura”, dijo.

La entrega estaba pautada para noviembre de 2016, pero nunca se concretó. El espacio fue abandonado y desmantelado en gran parte.

“El relleno sanitario está al lado, le gastaron una millonada y nunca lo pusieron en funcionamiento, y hoy anuncian la adecuación ambiental. Eso es una gran mentira, una gran estafa. Es un crimen ecológico que viola la Ley del Ambiente y la Ley de Manejo Integral de la Basura, que establece en el artículo 72 la obligación de la gobernación de clausurar los vertederos a cielo abierto, y en las disposiciones penales, numeral segundo, prohíbe la construcción de vertederos a cielo abierto”, destacó Ramírez.

El domingo llegó a la zona una máquina para la limpieza del terreno, colapsado por la basura. Sin embargo, una falla en el vehículo paralizó el trabajo.

Para los que hacen vida en Cañaveral, trabajando de la basura, muchos de ellos migrantes del vertedero de Cambalache, la noticia de esta limpieza es “una bendición”, ya que esto permite la entrada de los camiones que se dirigen a las fosas para depositar los desechos, de donde recolectan plástico, hierro y aluminio, para luego vender el material y poder comprar alimentos y medicinas.

Abusos policiales

Sin embargo, también denunciaron los abusos por parte de las autoridades, bajo el argumento de que trafican “material estratégico”.

“Nos caen a palo. Han venido autoridades para acá que lo que han hecho es extorsionar a las personas, quitarles su dinero. Soy una mujer que tiene 48 años, soy mayor, para que vengan a maltratarme, a extorsionarme, a quitarme mi dinero, yo lo que vendo es pan, cigarro, tabaco, no todos somos ladrones. Se meten a toda hora. Maltratan a las mujeres, pero yo no me dejado (…) Queremos que el plástico se haga legal porque de eso viven muchas personas aquí, y de recoger el hierro también, el aluminio”, manifestó María Santoyo, quien trabaja en el vertedero de Cañaveral.

A esta zona, ubicada en la vía a Sisor, llegan desechos hospitalarios, tóxicos, industriales y químicos que no son tratados adecuadamente. Como ocurría en Cambalache, estos desechos son quemados, cuyo humo se esparce en la atmósfera, causando enfermedades respiratorias y de la piel.

Además, hay riesgo de contaminación del Orinoco, cercano a Cañaveral, por los lixiviados que allí se producen y que van directamente al río.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete

a nuestro resumen de noticias