Venezuela sin Censura

Las recetas medicinales de la abuela que han cobrado fuerza en Venezuela por la crisis

Atamel, toronjil, orégano orejón, fregosa, limón o miel son algunas de las plantas “medicinales” que comienzan a sembrar los venezolanos en sus patios para estar prevenidos ante posibles enfermedades que difícilmente podrán curar por la escasez de medicamentos en el país.

El colapso del sector farmacéutico es evidente y los venezolanos no pueden quedarse de brazos cruzados esperando milagros, por eso toman lo único que tienen a su alcance: las alternativas naturales.

Para la diarrea: Cuando una persona sufre alguna enfermedad estomacal definitivamente sobra quien haga recomendaciones naturales que puedan sustituir los medicamentos prescritos para ello.

Si se trata de alguna indigestión la abuela dirá “tómate el jugo de un limón con un poquito de bicarbonato”, también sugieren agua con bicarbonato y seguir una especie de dieta antidiarreica que comprende la ingesta de agua de arroz tostado; topochos, plátanos o cambures verdes sancochados; además de unos sueros caseros de zanahoria (hervir trozos de zanahoria en un litro de agua con media cucharada de sal y media cucharada de azúcar) para mantener a la persona hidratada. También se puede tomar té de manzanilla.

 

Foto: Escuela parasanitaria.

Si es algo más complicado como parásitos, la sugerencia irá de la mano con algunos granos de ajo machacados en aceite. Y seguir la misma dieta. Otros preparan té con hojas de fregosa o pasote, lo suministran en tomas con intervalos de entre una y dos semanas.

Para la gripe: Tener gripe significa un malestar general que posiblemente incluya dolor de cabeza, tos, sensación de escalofríos o fiebre.

Algunas familias confían en preparar un té con algunas hojas de una hierba conocida como acetaminofén que funciona para calmar los dolores y el malestar, como un analgésico común.

Pero, para atacar la tos y los daños causados a la garganta, los abuelos siempre apuestan por mezclar un poco de miel con jugo de limón, y tomar una cucharadita al menos dos veces al día.

Foto: Youtube.

Cada familia tiene su receta particular, pero generalmente preparan té que puede incluir alguno o todos estos ingredientes: hojas de toronjil, hojas de eucaliptos, hojas del árbol de limón, cristal de sábila, un poco de jugo limón y pueden endulzarlo con miel, cuando la abuela lo prepara su primer consejo es: “aspira su aroma, te ayudará a despejar las vías respiratorias”.

Para enfermedades de la piel: Dependiendo de la afección que se tenga varian las sugerencias, la mayoría son mezclas de plantas bastante desagradables a la vista e incluso al olfato, pero seguramente darán un alivio a ardor o comezón en la piel.

Por ejemplo, una de las enfermedades que ha resurgido en medio de la crisis es la escabiosis, conocida como sarna humana y en los sectores más populares como “sabrosita”. Para esta enfermedad es recomendable lavar con frecuencia todas las prendas de vestir de la persona enferma incluyendo la limpieza de accesorios y ropas de cama.

Algunos sugieren untarse la piel con cristal de sábila, otros toman hojas de la mata de piñón y la hierven en suficiente agua, al refrescarse la usan para bañarse (debe tenerse mucho cuidado con la ingesta porque se trata de una planta altamente tóxica)

Mezclar agua y vinagre en partes iguales también sirve como especie de loción para exterminar los ácaros que causan la enfermedad.

Para la fiebre y el dolor de cabeza: Preparan té con hojas de acetaminofén otra alternativa sencilla es tomar una buena taza de café.

Es importante que cada una de estas recomendaciones sea suministrada de la manera adecuada, en vista de la difícil situación que se vive en el país el uso de plantas medicinales se ha incrementado y con ello las intoxicaciones.

Los casos que llegan a los hospitales del país son cada vez más complicados, muchas veces las personan se intoxican o sufren alguna reacción alérgica y buscan nuevamente alternativas naturales para revertir esta reacción, causando daños más graves a su salud.

Las intoxicaciones por infusiones preparadas con plantas pueden resultar tan complicadas como las de alimentos o medicamentos, de tal forma que pueden causar la muerte, siendo la población infantil la más vulnerable.

 

¡Déjenos su comentario!